Durante toda la semana pasada ha estado lloviendo en mi ciudad. No es la primera vez que pruebo la moto en suelo mojado, pero nunca la había dejado al descubierto en un día lluvioso. Uno de los mayores males de los vehículos es el óxido, y en cierto modo estoy bastante obsesionado con evitar su aparición. Y cuando he visto que en algunos de los tornillos se había empezado a formar óxido me han entrado los siete males. Un tornillo no es una parte imprescindible de la moto, y se puede sustituir fácilmente, pero voy a aprovechar para enseñaros un truquillo muy sencillo para que la oxidación no vaya a más en algunas partes de la moto. Desde luego no es una solución definitiva, ya que en algunos sitios lo mejor es volver a pintar o cromar, pero como en este caso no merece la pena restaurar estas piezas y podemos sobrevivir con esta “chapucilla”.

mimotomash-protegertornillos1 Continue reading