Hace un tiempo me llevé un buen susto al circular por un túnel. Gracias al eco pude apreciar un sonido metálico muy desagradable cuando iba a cierta velocidad, proveniente de la parte de atrás de la moto. En el primer semáforo en el que paré comprobé que no lo emitía el motor, y al darme la vuelta vi que era la matrícula al vibrar la que producía ese sonido. Se había caído una de las tuercas que la sujetan, y la otra estaba medio desenroscada. Lo primero que hice fue parar en una ferretería para comprar un repuesto de la tuerca y su arandela, y les pedí prestada una llave para apretarlo y que aguantara hasta llegar a casa. Al día siguiente compré unas arandelas de goma para terminar de montarlo todo bien y así evitar más ruidos por las vibraciones. Continue reading